Welcome Back / Bienvenidos de Nuevo / Sugerencias o/y Aclaraciones pueden escribirnos a: comolosdeberea@hotmail.es o/y mcilids@hotmail.es “Nunca es mayor el hombre que cuando se halla en comunión y contacto con Dios” Martyn Lloyd-Jones ----- O ----- “El Evangelio es sólo buenas noticias cuando entendemos las malas noticias.” R.C. Sproul ----- O ----- “En la obra de Dios hecha en la voluntad de Dios nunca falta la provisión de Dios.” Hudson Taylor ----- O ----- "Aquellos predicadores que se rehúsan a hablar del pecado no tienen base para esperar que el Espíritu de Dios esté obrando entre ellos para llevar los hombres a Cristo." PAUL WASHER ----- O ----- La mayor evidencia de nuestra fe: “Aunque Él me mate, en Él esperaré." (Job 13:15) Oswald Chambers ----- O ----- El "evangelio" de la salud, la riqueza y la prosperidad se traga la belleza de Cristo con la belleza de sus regalos y convierte estos regalos en ídolos JOHN PIPER ----- O ----- “En el Día del juicio, tus oraciones y lágrimas no tendrán valor. Ellas no te servirán, el Juez no será conmovido: porque tú no le oíste cuando te llamó; sino que le despreciaste a Él y a sus ministros, y no dejaste tus iniquidades… Tú puedes decir que esto es entusiasmo y locura; pero, en aquel gran día, si tu no te arrepientes de tus pecados aquí, encontrarás que tus propios caminos eran locura” George Whitefield ----- O ----- "¿Qué lujuria es tan dulce y provechosa que valga la pena quemarse en el infierno por ella?" WILLIAM GURNALL ----- O ----- "Las ovejas pueden caer en el lodo; los cerdos se revuelcan en él." CHARLES H. SPURGEON ----- O ----- "Dejemos que la Biblia, toda la Biblia, y nada más que la Biblia, sea la regla de nuestra fe y práctica." J. C. Ryle ----- O ----- “Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en Él y los que sufren porque no le poseen.” BLAISE PASCAL (1623-1662) ----- O ----- "Si tuviéramos que predicar a miles de personas año tras año, y nunca rescatar a nadie salvo un alma, aquella alma sería una recompensa completa por todo nuestro trabajo, porque un alma es de valor incontable." CHARLES H. SPURGEON. ----- O ----- “A menudo pensamos en la santidad como renunciar a los placeres del pecado por una vida digna y aburrida. Pero la santidad significa reconocer que los placeres del pecado son vacíos y temporales, mientras que Dios nos invita a disfrutar de placeres extraordinarios, verdaderos, plenos y ricos que duran para siempre.” TIM CHESTER ----- O ----- "La predicación del Evangelio siempre será locura a toda cultura. Cualquier intento de quitar la ofensa disminuye el poder del Evangelio." PAUL WASHER

martes, 17 de mayo de 2011

La Gravedad del Infierno


http://lh5.ggpht.com/_JeYkQr_CP0U/TdLnH4B3EzI/AAAAAAAAAd4/um2wyF0mZhU/clip_image002%5B6%5D.jpg La Gravedad del Infierno


Charles Spurgeon al recibir la comunicación compañeros de predicadores, "Todos los puntos de vista del castigo futuro hacen que parezca menos terrible." Sin embargo, una palabra oportuna de Spurgeon, los esfuerzos para extinguir las llamas del infierno abundan en nuestros días, tal como lo hicieron en los suyos. 

Al escuchar las opiniones populares acerca del infierno, usted puede probar lo que se oye con algunas preguntas bíblicamente exigentes:
  • ¿Disminuye esta visión del infierno la amenaza del juicio de Dios?
  • ¿Tiende esta enseñanza a suavizar la urgencia del arrepentimiento?
  • ¿Ofrece al pecador la esperanza de la salvación más allá de esta vida?
Los puntos de vista modernos del infierno no van a sobrevivir la prueba de la fidelidad bíblica. Estos permiten que el pecador se sienta más cómodo y satisfecho por suavizar Dios, haciéndole menos severo. 

Los desafíos a la doctrina del infierno empiezan por cuestionar lo que la Biblia dice claramente, pero no termina ahí. Wayne Grudem, reconociendo la tendencia a hacer parecer el infierno más llevador, notó un patrón trágico: 

La doctrina del castigo eterno consciente ... tiende a ser una de las primeras doctrinas dadas por personas que se alejan de un compromiso a la Biblia como verdad absoluta [...]. Entre los teólogos liberales que no aceptan la veracidad absoluta de la Biblia, probablemente no haya nadie hoy en día que crea en la doctrina del castigo eterno consciente. (Wayne Grudem, Teología Sistemática)

Dos de las campañas más importantes contra el infierno son los ataques en contra de su eternidad y la gravedad. Travis nos dio un poco de ayuda en la comprensión de la eternidad del infierno, ahora vamos a echar un vistazo a la gravedad de infierno. 

¿Será el Infierno Realmente tan Malo?

Cada vez que Jesús describió el infierno, él nunca fue frívolo o despectivo. Usó términos vívidos y terribles para describir el destino final de los pecadores, sorprendiendo y asustando a su público con metáforas tremendamente gráficas. El infierno es un lugar tan malo que usted debe estar dispuesto a cortar las partes sensibles e insustituibles de su cuerpo para evitarlo (Mt. 5:29-30), incluso el martirio valdría la pena para evitar el tormento del infierno (Mateo 10:28 ). Él siempre presentó el infierno como un lugar terrible de sufrimiento intolerable. 

Sus descripciones son consistentes con otros escritores bíblicos. Daniel se refiere al infierno como un lugar de vergüenza y confusión perpetua (Daniel 12:2). Pablo lo llamó un lugar de destrucción y castigo sin fin (2 Tes. 1:5-10). Judas llamó al infierno un lugar de fuego eterno y oscuridad (Judas 7). El apóstol Juan describe el infierno como un lugar donde los pecadores sufren tormento eterno, sin descanso día y noche (Apocalipsis 14:9-11). 

En conjunto, todas estas descripciones del infierno comunican dolor, miedo, pérdida, ira, separación, y desesperanza. Es absoluta agonía, y tormento eterno. 

Agonía y Tormento

El Nuevo Testamento describe el infierno como un lugar de tormento inimaginable. Los escritores bíblicos nos ayudan con imagenes de escenas de horror indecible, y la mayoría de las veces están simplemente citando lo que dijo Jesús sobre el infierno:
  • lloro y crujir de dientes (Mateo 8:12)
  • destrucción espiritual y del cuerpo (Mt. 10:28)
  • horno de fuego (Mateo 13:42, 50)
  • las tinieblas de afuera (Mateo 22:13)
  • fuego que nunca se apagará (Marcos 9:48-49)
  • tormentos sin fin (Lucas 16:23-24)
Juan Calvino, al comentar sobre las descripciones, escribió: “En estas expresiones, el Espíritu Santo sin duda tiene la intención de confundir todos nuestros sentidos con miedo.” Calvino entendió la apelación de la Biblia a nuestros sentidos. Cuando se lee sobre el infierno en la Escritura, casi se puede oír los lamentos agonizantes, oler el humo y la quema de azufre, ver las llamas del lago de fuego, y sentir la ira hirviente de los impíos, mientras rechinan los dientes ante el Justo Juez. 

Jesús usó imágenes y metáforas que nos ayudan a comprender el horror del infierno. La oscuridad representa la soledad, la inseguridad, la sensación de estar perdido y desorientado, el fuego representa el dolor insoportable de la quema, y un lago de fuego representa el sentido de ahogamiento, asfixia, tomando el fuego y azufre internos. Estos cuadros vivos del medio ambiente del infierno deberían provocar un sentido razonable de miedo en una persona normal que lo piensa. Nadie puede salir con la idea de que el infierno es un lugar aceptable para pasar la eternidad. 

Abandono

Si bien es cierto que el infierno es un lugar de dolor físico y sufrimiento (fuego, ardiente, siendo cortado en pedazos), creo que a menudo se pasan por alto la agonía mental de estar completamente abandonado y abandonados por toda la eternidad. Después de todo, el grito más escalofriante de nuestro Señor mientras Él sufrió la ira de Dios en la cruz no surgió del dolor físico, sino de ser abandonado por el Padre. Jesús exclamó: “Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?” (Mateo 27:46). 

John MacArthur explica la importancia de abandonar el Hijo de Dios en relación al infierno: “Este es un recordatorio para todos los pecadores que, si bien el infierno es la furia de la presencia del castigo personal de Dios, Él nunca va a estar allí para confortar. Nunca estará allí para mostrar simpatía. El nunca traerá alivio. [...] Es a la vez el castigo de Dios y la ausencia de consuelo ...] Eso es el infierno [castigo sin alivio (“El Rey Crucificado: la Consumación en el Calvario”). Como el puritano Thomas Vicente dijo, “No sólo el incrédulo estará en el infierno, sino que el infierno estará en él también.” 

Prisión

El Nuevo Testamento presenta frecuentemente el infierno como una prisión, un lugar de reclusión eterna (Mateo 22:13; Judas 13; 2 Pedro 2:9.). Es imposible comprender las condiciones de detención del primer siglo mirando a las prisiones estadounidenses de hoy, donde las habitaciones incluyen televisión por cable, tres comidas, oportunidades de educación, ejercicio al aire libre y baño / ducha. En muchas de las cárceles del mundo a lo largo de la historia, los carceleros no sólo trataban a los presos como delincuentes, sino como sub-humanos, como animales.

Pero incluso el peor de las condiciones carcelarias terrenales sirve como analogías débiles al calabozo eterno del infierno de Dios. Dios no ofrece nada para consolar ó aliviar su agonía –nunca. En el infierno, los pecadores para siempre estarán sin esperanza, si ayuda y sin poder. Dios les arroja al infierno por una razón: castigo (2 Tes. 1:9). 

Mire la Cruz

Si quieres un vistazo en el interior de las agonías del infierno, visita al Salvador en Getsemaní cuando se anticipó a la cruz. Vea las gotas de sudor con sangre cayendo de su cuerpo al enfrentar la realidad de la absorción de la ra eterna de Su Padre. Escuche Su grito angustioso desde la cruz cuando Su Padre, por primera y última vez- lo abandonó a Su Hijo levando el pecado. Sienta Su soledad al enfrentar las angustias solo. 

El infierno es un lugar donde la completa ira de Dios y enojo es derramado eternamente sobre los pecadores. Posee en Sí mismo la esencia y la omnisciencia de la divinidad, Cristo sabía de lo que hablaba. Y como nuestro sustituto cargó los pecados, Él anticipó los tormentos del infierno y, finalmente, experimentó la efusión de la ira divina por todos aquellos que creerían. 

La Escritura es muy clara acerca de la doctrina del infierno. Nada bueno puede venir de la defensa de un infierno que lo hace ser nada menos que una separación sin esperanza, dolorosa y eterna de la bondadosa gracia de Dios. Si rechaza, disminuye, o niega la doctrina del infierno, usted socava la gravedad de nuestro pecado en contraste con la santidad de Dios. Pero armados con la enseñanza precisa sobre el infierno, usted ayudará a entender al picador el por qué tiene que huir de la ira de Dios hacia la misericordia de Jesucristo.