Welcome Back / Bienvenidos de Nuevo / Sugerencias o/y Aclaraciones pueden escribirnos a: comolosdeberea@hotmail.es o/y mcilids@hotmail.es “Nunca es mayor el hombre que cuando se halla en comunión y contacto con Dios” Martyn Lloyd-Jones ----- O ----- “El Evangelio es sólo buenas noticias cuando entendemos las malas noticias.” R.C. Sproul ----- O ----- “En la obra de Dios hecha en la voluntad de Dios nunca falta la provisión de Dios.” Hudson Taylor ----- O ----- "Aquellos predicadores que se rehúsan a hablar del pecado no tienen base para esperar que el Espíritu de Dios esté obrando entre ellos para llevar los hombres a Cristo." PAUL WASHER ----- O ----- La mayor evidencia de nuestra fe: “Aunque Él me mate, en Él esperaré." (Job 13:15) Oswald Chambers ----- O ----- El "evangelio" de la salud, la riqueza y la prosperidad se traga la belleza de Cristo con la belleza de sus regalos y convierte estos regalos en ídolos JOHN PIPER ----- O ----- “En el Día del juicio, tus oraciones y lágrimas no tendrán valor. Ellas no te servirán, el Juez no será conmovido: porque tú no le oíste cuando te llamó; sino que le despreciaste a Él y a sus ministros, y no dejaste tus iniquidades… Tú puedes decir que esto es entusiasmo y locura; pero, en aquel gran día, si tu no te arrepientes de tus pecados aquí, encontrarás que tus propios caminos eran locura” George Whitefield ----- O ----- "¿Qué lujuria es tan dulce y provechosa que valga la pena quemarse en el infierno por ella?" WILLIAM GURNALL ----- O ----- "Las ovejas pueden caer en el lodo; los cerdos se revuelcan en él." CHARLES H. SPURGEON ----- O ----- "Dejemos que la Biblia, toda la Biblia, y nada más que la Biblia, sea la regla de nuestra fe y práctica." J. C. Ryle ----- O ----- “Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en Él y los que sufren porque no le poseen.” BLAISE PASCAL (1623-1662) ----- O ----- "Si tuviéramos que predicar a miles de personas año tras año, y nunca rescatar a nadie salvo un alma, aquella alma sería una recompensa completa por todo nuestro trabajo, porque un alma es de valor incontable." CHARLES H. SPURGEON. ----- O ----- “A menudo pensamos en la santidad como renunciar a los placeres del pecado por una vida digna y aburrida. Pero la santidad significa reconocer que los placeres del pecado son vacíos y temporales, mientras que Dios nos invita a disfrutar de placeres extraordinarios, verdaderos, plenos y ricos que duran para siempre.” TIM CHESTER ----- O ----- "La predicación del Evangelio siempre será locura a toda cultura. Cualquier intento de quitar la ofensa disminuye el poder del Evangelio." PAUL WASHER

viernes, 21 de octubre de 2011

Martin Lutero: Fortaleza de la Verdad


Martin Lutero: Fortaleza de la Verdad 
Por: Steven Lawson
Martín Lutero era un gigante de la historia. Algunos creen que él fue la figura europea más importante del segundo milenio. Él fue el reformador pionero, fue usado por el Dios único por primera vez para provocar una transformación del cristianismo y del mundo occidental. Él era el líder indiscutible de la Reforma alemana. En un día de corrupción eclesiástica y apostasía, él era un valiente campeón de la verdad, y su poderosa predicación y pluma ayudó a restaurar el evangelio puro. Más libros se han escrito sobre él que cualquier otro hombre de la historia, excepto a Jesucristo y, posiblemente, Agustín.
Lutero vino de un duro trabajo de archivo. Nació en la pequeña ciudad de Eisleben, Alemania, el 10 de noviembre de 1483. Su padre, Hans, era un minero del cobre, que finalmente ganó algo de riqueza a partir de un interés compartido en las minas, fundiciones y otros negocios. Su madre era piadosa, pero religiosamente religiosa. Lutero fue criado bajo la estricta disciplina de la Iglesia Católica Romana y fue preparado por su padre, trabajador para ser un abogado de éxito. Con este fin, él ejerció una educación en Eisenach (1498-1501) y luego en la Universidad de Erfurt en filosofía. En esta última, recibió una licenciatura en artes en 1502 y una maestría en artes en 1505.

La vida de Lutero dio un giro inesperado en julio de 1505, cuando tenía veintiún años. Estaba atrapado en una tormenta eléctrica severa y fue arrojado al suelo por un rayo que cayó cerca. Aterrorizado, gritó a la patrona católica de los mineros, “Ayúdame, Santa Ana, y me convertiré en monje.” Lutero sobrevivió a la tormenta y cumplió su promesa dramática. Dos semanas más tarde, entró en el monasterio agustino de Erfurt. Su padre se enfureció más por la aparente educación desperdiciada de Lutero, pero Lutero estaba decidido a seguir adelante con su voto.
Perdido en la Justicia Propia
En el monasterio, Lutero se vio obligado a buscar la aceptación de Dios a través de obras. Él escribió: “Me torturaron con la oración, el ayuno, las vigilias y la congelación, el frío por sí solo podría haberme matado…. ¿Qué otra cosa buscaba al hacer esto, sino a Dios, el cual se supone debía notar mi estricto cumplimiento de la orden monástica y la vida austera? Constantemente entraba en sueño y vivía en una verdadera idolatría, porque no creía en Cristo: Yo le consideraba sólo como un juez severo y terrible retratado sentado sobre un arco iris” (Obras de Lutero, Vol. 24, eds Jaroslav Pelikan enero, Hilton C. Oswald, y Helmut T. Lehmann [St. Louis: Concordia, 2002], 62). En otra parte, recordó: “Cuando yo era un monje, me hice cansar bastante durante casi quince años con el sacrificio diario, me torturaba con ayunos, vigilias, oraciones y otras obras muy rigurosas. Yo sinceramente pensaba que adquiriría justicia por mis obras” (Obras de Lutero, vol. 12, 273).
En 1507, Lutero fue ordenado sacerdote. Cuando celebró su primera misa, mientras sostenía el pan y la copa por primera vez, estaba tan asombrado ante la idea de la transubstanciación que casi se desmaya. “Yo estaba estupefacto y completamente aterrorizado”, confesó. “Me dije a mí mismo: ‘¿Quién soy yo para que levante mis ojos o levante las manos a la majestad divina? Porque yo soy polvo y ceniza, y lleno de pecado, y estoy hablando del viviente, eterno y verdadero Dios” (Lutero, citado en Bruce Shelley, Historia de la Iglesia en Lenguaje Sencillo [Nashville: Thomas Nelson, 1995], 238). El miedo sólo complica su lucha personal por la aceptación de Dios.
En 1510, Lutero fue enviado a Roma, donde fue testigo de la corrupción de la iglesia romana. Subió la Scala Sancta (“La Escalera Santa”), supuestamente la misma escalera de la ascensión de Jesús cuando Él se presentó ante Pilato. De acuerdo con las fábulas, los pasos que lo habían trasladado de Jerusalén a Roma, y ​​los sacerdotes afirmaban que Dios perdonaba los pecados de aquellos que subían las escaleras de rodillas. Lutero lo hizo, repitiendo la oración del Señor, besando cada paso, y buscando la paz con Dios. Pero cuando llegó el escalón más alto, miró hacia atrás y pensó: “¿Quién sabe si esto es cierto?” (Lutero, citado en Barbara A. Somervill, Martín Lutero: Padre de la Reforma [Minneapolis: Compass Point Books, 2006], 36). El no se sentía más cerca de Dios.
Lutero recibió su título de doctor en teología por la Universidad de Wittenberg en 1512 y fue nombrado profesor de Biblia allí. Cabe destacar que Lutero mantuvo esta posición de enseñanza por los siguientes treinta y cuatro años, hasta su muerte en 1546. Una pregunta que le consumía: ¿Cómo es que un hombre pecador se hace justo ante un Dios santo?
En 1517, un dominicano itinerante llamado Juan Tetzel comenzó a vender indulgencias cerca de Wittenberg con la oferta de perdón de los pecados. Esta práctica grosera había sido inaugurada durante las Cruzadas para recaudar dinero para la iglesia. Los plebeyos podían comprar en la iglesia una carta que supuestamente liberaba a un ser amado muerto del purgatorio. Roma se benefició enormemente de esta farsa. En este caso, los ingresos estaban destinados a ayudar al Papa León X a pagar la nueva Basílica de San Pedro, en Roma.
Este horrible abuso enfureció a Lutero. Él determinó que debía haber un debate público sobre el asunto. El 31 de octubre de 1517, clavó una lista de noventa y cinco tesis sobre las indulgencias en la puerta frontal de la iglesia del castillo en Wittenberg. Clavar estas tesis a la puerta de la iglesia era una práctica común en los debates académicos de la época. Lutero esperaba provocar una discusión tranquila, entre la facultad, no una revolución popular. Sin embargo, una copia cayó en manos de un impresor, que vio las noventa y cinco tesis siendo impresas y se extendió por toda Alemania y Europa en pocas semanas. Lutero se convirtió en un héroe de la noche. Con esto, la Reforma esencialmente nació.
La Experiencia de la Torre
Es posible que Lutero aun no fuese convertido. En medio de sus luchas espirituales, Lutero se había obsesionado con Romanos 1:17: “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo vivirá por la fe.” Lutero había entendido la justicia de Dios en el sentido de Su justicia activa, Su justicia vengadora por el cual castiga el pecado. En esos términos, admitió que odiaba la justicia de Dios. Sin embargo, mientras estaba sentado en la torre de la iglesia del castillo en Wittenberg, Lutero meditó sobre este texto y luchó con su significado. Él escribe:
A pesar de que vivía como un monje sin reproche, sentía que yo era un pecador ante Dios con una conciencia muy perturbada. No podía creer que estaba aplacada por mi satisfacción. Yo no amaba, sí, yo odiaba el Dios justo que castiga a los pecadores, y en secreto, si no de manera blasfema, sin duda murmuraba mucho, yo estaba enojado con Dios, y decía: “Como si, de hecho, no es suficiente, que los pecadores miserables , eternamente perdidos por el pecado original, son aplastados por todo tipo de calamidades por la ley del Decálogo, sin tener a Dios añadiendo dolor al dolor por el Evangelio y por el Evangelio que nos amenaza con su justicia e ira!” Así que rabié con una conciencia violenta y molesta. Sin embargo, batí de manera importuna a Pablo en ese lugar, más ardientemente deseaba saber lo que quería San Pablo.
Por último, por la misericordia de Dios, meditando día y noche, estuve atento al contexto de las palabras, a saber, “En el evangelio la justicia de Dios se revela, como está escrito: El que justo por la fe vivirá.” Ahí empecé a entender que la justicia de Dios es aquello por lo que el justo vive mediante el don de Dios, es decir, por la fe. Y este es el significado: la justicia de Dios se revela en el evangelio, es decir, la justicia pasiva con la que el Dios misericordioso nos justifica por la fe, como está escrito: “El que justo por la fe vivirá.” Aquí sentí que yo nací de nuevo por completo y había entrado en el paraíso mismo a través de las puertas abiertas. Hay una cara completamente distinta de toda la Escritura se mostró a mí. Entonces corrí a través de las Escrituras de memoria. También encontré en otros términos de una analogía, la obra de Dios, es decir, lo que Dios hace en nosotros, el poder de Dios, con el que nos hace fuertes, la sabiduría de Dios, con la que nos hace sabios, la fuerza de Dios, la salvación de Dios, la gloria de Dios. (Obras de Lutero, vol. 34, 337)
El momento de la conversión de Lutero es motivo de debate. Algunos piensan que se llevó a cabo tan pronto como 1508, pero el mismo Lutero escribió que sucedió en 1519, dos años después de que publicó sus noventa y cinco tesis. Lo más importante es la realidad de su conversión. Lutero se dio cuenta de que la salvación era un regalo para los culpables, no una recompensa para los justos. El hombre no es salvado por sus buenas obras, sino por confiar en la obra terminada de Cristo. Por lo tanto, la justificación por la fe solamente, se convirtió en el principio central de la Reforma.
Atacando la Autoridad Papal
La justificación por la fe solamente se chocó contra la enseñanza de Roma de la justificación por fe y obras. Así, el Papa denunció la predicación de Lutero com “doctrinas peligrosas” y lo mandó llamar a Roma. Cuando Lutero se negó, fue llamado a Leipzig en 1519 para un debate público con Juan Eck, un teólogo católico líder. En esta diferencia, Lutero afirmó que un concilio de la iglesia podía equivocarse, un punto que ya había sido hecho por John Wycliffe y Juan Hus.
Lutero llegó a decir que la autoridad del Papa era una invención reciente. Tal superstición religiosa, exclamó, se oponía al Concilio de Nicea y a la historia de la iglesia. Peor aún, contradice las Escrituras. Al tomar esta posición, Lutero irrita el nervio principal de Roma –la autoridad papal.
En el verano de 1520, el Papa emitió una bula, un edicto sellado con una bula, o sello rojo. El documento comenzaba diciendo: “Levántate, oh Señor, y juzga Tu causa. Un jabalí ha invadido tu viña” (Papa León, Exsurge Domine, como se cita en RC Sproul, La Santidad de Dios [Wheaton: Tyndale, 1998], 81). Con estas palabras, el Papa se refería a Lutero como un animal suelto causando estragos. Cuarenta y una de las enseñanzas de Lutero fueron consideradas herejes, escandalosas o falsas.
Con ello, Lutero tuvo sesenta días para arrepentirse o padecer la excomunión. Él respondió quemando públicamente la bula papal. Este era nada menos que un abierto desafío. Thomas Lindsay escribió: “Es casi imposible para nosotros en el siglo XX, de imaginar la emoción que pasó por Alemania, y de hecho a través de toda Europa, cuando se difundió la noticia de que un pobre monje había quemado la bula del papa” (Thomas Lindsay, Martin Lutero: El hombre Que Inició la Reforma [Ross-shire, Escocia: Christian Focus, 2004], 91). Pero a pesar de que fue aclamado por muchos, Lutero fue un hombre marcado a los ojos de la iglesia.
La Dieta de Worms: La Posición de Lutero
En 1521, el joven emperador del Sacro Imperio Romano, Carlos V, convocó a Lutero a aparecer en la Dieta de Worms en Worms, Alemania, con el fin de retractarse oficialmente. El monje renegado mostró sus libros en una mesa a la vista. Entonces a Lutero se le preguntó si iba a retractarse de las enseñanzas de los libros. Al día siguiente, Lutero respondió con su ya famosas palabras: “Si no estoy convencido por el testimonio de las Escrituras o por una razón clara (porque no confío ni en el papa ni en los concilios solamente, ya que es bien sabido que a menudo han errado y se contradicen a sí mismos), me veo obligado por las Escrituras que he citado y mi conciencia es cautiva de la Palabra de Dios. No puedo y no voy a retractarme de nada, ya que no es seguro ni correcto ir contra la conciencia. No puedo hacer otra cosa, aquí estoy, que Dios me ayude, amén” (Obras de Lutero, vol. 32, 113). Estas palabras desafiantes se convirtieron en un grito de batalla de la Reforma.
Carlos V condenó a Lutero como un hereje y colocó un alto precio por su cabeza. Cuando Lutero dejó Worms, él tenía veintiún días para pasar seguro de Wittenberg antes de que la sentencia cayera. Mientras estaba en camino, algunos de sus partidarios, temiendo por su vida, lo secuestraron y lo llevaron al castillo de Wartburg. Allí estuvo oculto a la vista del público durante ocho meses. Durante este tiempo de encierro, Lutero comenzó su traducción de la Biblia al alemán, el idioma de los comuneros. A través de este trabajo, las llamas de la Reforma se extenderían aún más rápido.
El 10 de marzo de 1522, Lutero explica el éxito creciente de la Reforma, en un sermón. Con gran confianza en la Palabra de Dios, él declaró: “Yo simplemente enseñé, prediqué, y escribí la Palabra de Dios, por lo demás yo no hice nada. Y mientras yo dormía… la Palabra, enormemente debilitó al papado que ningún príncipe o emperador jamás infligieron tales pérdidas sobre ello. Yo no hice nada, la Palabra hizo todo” (Obras de Lutero, Vol. 51, 77.). Lutero vio que Dios lo había usado como portavoz de la verdad. La Reforma fue fundada no sobre él y sus enseñanzas, sino sobre la base inconmovible de la sola Escritura.
En 1525, Lutero se casó con Katherine von Bora. Esta increíble mujer fue una mona que se escapó comprometida con la causa de la Reforma. Los dos repudiaron sus votos monásticos para casarse. Lutero tenía cuarenta y dos años y Katie tenía veintiséis años. Su unión produjo seis hijos. Lutero tuvo una vida familiar muy feliz, lo que facilitó las exigencias de su ministerio.
Hasta el final de su vida, Lutero sostenía una pesada carga de trabajo de la docencia, la predicación, la enseñanza, la escritura, y el debate. Este trabajo por la reforma vino a un alto precio físico y emocional. Cada batalla extrajo algo de él y lo dejó más débil. Pronto se hizo sujeto a enfermedades. En 1537, se puso tan mal que sus amigos temían que iba a morir. En 1541, nuevamente se enfermó de gravedad, y esta vez se pensó que pasaría de este mundo. Se recuperó una vez más, pero estaba plagado de diversas enfermedades a lo largo de sus últimos catorce años. Entre otras enfermedades, él sufría de cálculos en la vesícula, e incluso perdió la visión en un ojo.
Fiel Hasta el Final
A principios de 1546, Lutero viajó a Eisleben, su ciudad natal. Él predicó allí y luego viajó a Mansfeld. Dos hermanos, los condes de Mansfeld, le habían pedido que arbitrara una diferencia de la familia. Lutero tuvo la gran satisfacción de ver a los dos reconciliados.
Esa tarde, Lutero se puso enfermo. A medida que la noche pasada, tres hijos de Lutero-Jonas, Martin y Paul –y algunos amigos vigilaban a su lado. Se le insistió: “Reverendo padre, ¿Está usted firme por Cristo y la doctrina que hemos anunciado?” El reformador dio un claro “sí” como respuesta. Él murió en la madrugada del 18 de febrero de 1546, a la vista de la fuente donde fue bautizado cuando era un bebé.
El cuerpo de Lutero se llevó a Wittenberg mientras miles de personas se alinearon en las campanas de la iglesia y la ruta de peaje. Lutero fue sepultado en la parte delantera del púlpito de la iglesia del castillo de Wittenberg, la misma iglesia donde, veintinueve años antes, él había clavado sus famosas noventa y cinco tesis en la puerta.
A su muerte, su esposa, Katherine, escribió acerca de su perdurable influencia e impacto monumental sobre la Cristiandad: “Para el que no estuvo muy triste y afligido por la pérdida de un hombre tan valioso como mi querido señor. Él hizo grandes cosas, no sólo para una ciudad o un país solamente, sino para el mundo entero” (Katherine Lutero, citado en Martin E. Marty, Martín Lutero: Una Vida [New York: Penguin, 2008], 188). Ella estaba en lo cierto. La voz de Lutero sonaba en todo el continente europeo en su propio tiempo y ha hecho eco en todo el mundo a través de los siglos desde entonces.


Extraído, con ediciones de los Pillars of Grace, © 2011 por Steven J. Lawson. Publicado por Reformation Trust Publishing, t, una división de Ministerios Ligonier.