Welcome Back / Bienvenidos de Nuevo / Sugerencias o/y Aclaraciones pueden escribirnos a: comolosdeberea@hotmail.es o/y mcilids@hotmail.es “Nunca es mayor el hombre que cuando se halla en comunión y contacto con Dios” Martyn Lloyd-Jones ----- O ----- “El Evangelio es sólo buenas noticias cuando entendemos las malas noticias.” R.C. Sproul ----- O ----- “En la obra de Dios hecha en la voluntad de Dios nunca falta la provisión de Dios.” Hudson Taylor ----- O ----- "Aquellos predicadores que se rehúsan a hablar del pecado no tienen base para esperar que el Espíritu de Dios esté obrando entre ellos para llevar los hombres a Cristo." PAUL WASHER ----- O ----- La mayor evidencia de nuestra fe: “Aunque Él me mate, en Él esperaré." (Job 13:15) Oswald Chambers ----- O ----- El "evangelio" de la salud, la riqueza y la prosperidad se traga la belleza de Cristo con la belleza de sus regalos y convierte estos regalos en ídolos JOHN PIPER ----- O ----- “En el Día del juicio, tus oraciones y lágrimas no tendrán valor. Ellas no te servirán, el Juez no será conmovido: porque tú no le oíste cuando te llamó; sino que le despreciaste a Él y a sus ministros, y no dejaste tus iniquidades… Tú puedes decir que esto es entusiasmo y locura; pero, en aquel gran día, si tu no te arrepientes de tus pecados aquí, encontrarás que tus propios caminos eran locura” George Whitefield ----- O ----- "¿Qué lujuria es tan dulce y provechosa que valga la pena quemarse en el infierno por ella?" WILLIAM GURNALL ----- O ----- "Las ovejas pueden caer en el lodo; los cerdos se revuelcan en él." CHARLES H. SPURGEON ----- O ----- "Dejemos que la Biblia, toda la Biblia, y nada más que la Biblia, sea la regla de nuestra fe y práctica." J. C. Ryle ----- O ----- “Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en Él y los que sufren porque no le poseen.” BLAISE PASCAL (1623-1662) ----- O ----- "Si tuviéramos que predicar a miles de personas año tras año, y nunca rescatar a nadie salvo un alma, aquella alma sería una recompensa completa por todo nuestro trabajo, porque un alma es de valor incontable." CHARLES H. SPURGEON. ----- O ----- “A menudo pensamos en la santidad como renunciar a los placeres del pecado por una vida digna y aburrida. Pero la santidad significa reconocer que los placeres del pecado son vacíos y temporales, mientras que Dios nos invita a disfrutar de placeres extraordinarios, verdaderos, plenos y ricos que duran para siempre.” TIM CHESTER ----- O ----- "La predicación del Evangelio siempre será locura a toda cultura. Cualquier intento de quitar la ofensa disminuye el poder del Evangelio." PAUL WASHER

martes, 18 de enero de 2011

Echando a Perder el Llamado al Altar


Algunas Claves Para Aquellos que NO Quieren Que La Gente Se Salve en el Llamado al Altar.
  1. 1. Presentar un mensaje desequilibrado. Sólo dejemos que vean la parte cálida del corazón del carácter de Dios. Predíque el amor de Dios, pero deje a un lado Su santidad y Su justicia. De esa manera van a pensar que Él les permitirá ir al cielo sin importar nada.
  2. 2. No mencione el arrepentimiento hasta que está repitiendo la "oración del pecador." Solo consiga que digan: "Me arrepiento de todos mis pecados", mientras ellos lo repiten sus palabras. Ellos no saben lo que están diciendo y no van a considerar el costo.
  3. Por encima de todo, sea digno. Evite el contacto de corazón a corazón con la gente. Ellos obtendrán algo de lo que usted ha dicho.
  4. Hable superficialmente del evangelio y presione la oración. Pretenda que los perdidos, naturalmente entienden lo que Cristo ha hecho por ellos.
  5. Predique a Jesús como un realizador de la vida y no un salvador de vida. Dígales cómo Jesús puede mejorar su vida, pero no les muestre a Jesús como el único que puede salvarlos del infierno. La gente va a pensar que si lo rechazan sólo están perdiendo un alto nivel espiritual.
  6. Trate de complacer a la gente en lugar de convertirlos. Dígales lo que quieren escuchar en lugar de lo que necesitan oír.
  7. Comprometa el mensaje para acelerar el proceso. Los cristianos que han escuchado cientos de veces antes estarán satisfechos con eso. Cuanto más rápido se salga más rápido puede llegar al restaurante.
  8. Déles la impresión de que Dios es tan bueno que no enviará a nadie al infierno. No presente todo el consejo de Dios o se darán cuenta de El es tan bueno que Él va a velar por que se haga justicia y que todos los impenitentes pecadores serán castigados en el fuego que nunca se apaga.
  9. Hable con los pecadores, como si fueran santos. Ellos piensan que son hijos de Dios en lugar de enemigos de Dios que ellos mismos se han convertido en causa de su pecado. Usted les da falsa seguridad y los engañará.
  10. No mencione el pecado o la culpa del hombre. Resista la tentación de explicar de lo que Cristo vino a liberarnos. No les muestre su necesidad del Salvador. De lo contrario, todo puede tener sentido.
  11. No mire a la Biblia para el contenido de su llamado al altar. Sólo imite a otros predicadores con grandes congregaciones.
  12. Dígales a los perdidos que no se sientan mal por sus pecados. De esa manera va a trabajar contra el Espíritu Santo quien los condena.
  13. Haga lo que haga, nunca mencione el Día del Juicio. El público puede tomar en serio los asuntos espirituales.
  14. Dígales que Jesús es el único camino al cielo, pero no les explique por qué. Se puede pensar que son nada más que tácticas de miedo y para ofender en lugar de traer iluminación.
  15. Confunda el llamado. Esta es una gran manera de fastidiar un llamado al altar. No deje que la gente sepa que estamos pidiendo que comprometan su vida a Cristo. Divague y generalice en lo que esté diciendo. Deje de mencionar el seguir a Cristo en su llamado al altar de evangelización y diga cosas como: “Si no sientes que estás tan cerca de Dios como sea posible levanta la mano”, “Si te sientes solo pasa al frente para oración”, “Si deseas más de Dios este es tu tiempo,” y, “Si usted tiene dificultades y necesita una respuesta venga hacia acá”. Solo haga que levanten la mano. De esa manera nadie va a poder contar con el costo, e incluso se conseguirán santos que respondan a la salvación en los llamados al altar, por lo que los resultados serán más exitosos.
  16. Sólo déles la mitad de la historia. Dígales que Jesús murió para perdonar a todos, pero pase por alto el hecho de que El personalmente debe recibirse para participar de ese perdón.
  17. Presente la verdad como si no lo fuera. Sea tan divertido cuando comparte de Cristo de manera que menosprecie la gravedad del asunto.
  18. Predique el perdón sin arrepentimiento. De esta forma nadie sabrá cómo ser perdonado.
  19. Ser anti-bíblico. Presente el arrepentimiento y la fe como una oferta en lugar de cómo Dios lo hace un mandamiento (Hechos 17:30).
  20. Déjelos pensar que el próximo domingo es el día de la salvación. No les hagas sentir que es urgente responder hoy.
  21. No advierta del infierno. Cuelgue el cielo frente en sus narices, pero rara vez mencione el infierno, sin duda no tanto como lo hizo Jesús.
  22. Sólo haga llamados al altar en la iglesia. Nunca lleve el evangelio donde se congregan los pecadores. Los perdidos se podrían salvar.
  23. Use términos de iglesia. Use palabras como, "salvado", "arrepentirse" y "nacer de nuevo", sin ninguna explicación. De esta manera sus oyentes no comprenderán lo que está diciendo. Si no lo pueden entender, es probable que no los cambie.
  24. Déles una falsa seguridad de la salvación a los cristianos que no se hayan salvado. Asegúrele a la gente de la iglesia que son salvos aun cuando no lleven. Así usted no ofenderá a los calienta bancas que se sean salvos y nunca cite 2 Corintios 13:5: "Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe." Usted podría perder algunos apoyos financieros y tendría que depender de Dios.
  25. Nunca mencione la ira de Dios. Si usted la menciona, la gente podría despertar y huir a Jesús que "nos salva de la ira venidera." (1 Tes. 1:10)
  26. Estudie cómo los apóstoles predicaron y testificaron y haga lo contrario. No explique la muerte sufriente de Jesús en la cruz. De lo contrario, pueden pensar en correr a Él para perdón. No hable de su sepultura o resurrección o que se darán cuenta de que Él es Dios. Absténgase de hacer comentarios acerca de los cientos de testigos presenciales que vieron a Jesús después de que resucitó de entre los muertos. De esta forma se puede seguir pensando que es un cuento de hadas. Pase por alto hablar de las profecías mesiánicas que Jesús cumplió o pueden darse cuenta de que la Biblia es verdad. Si ven que es la verdad ellos pueden ver que el seguir a Cristo es una decisión lógica. Y hagas lo que hagas, evite lo que hicieron los apóstoles cuando llegaba el momento de llamar a la gente a obedecer el evangelio. No les digas que confíen en Cristo y vivan para El. Eso es demasiado preciso. Si saben cómo se pueden salvar su llamado al altar será un éxito.
  27. Ponga más énfasis en la “oración del pecador” luego, en el arrepentimiento y la fe. Satanás sonríe cuando se aparta de la instrucción bíblica. Nunca se nos enseña a utilizar una "oración del pecador" a lo largo de toda la Biblia. Si usted decide usarla y poner más énfasis en la técnica que en lo que nos mandó a predicar: la fe y el arrepentimiento esto sin duda echar a perder las cosas. La “la oración del pecador” no es igual a la salvación, sólo la fe en Cristo y el arrepentimiento para con Dios lo es.
  28. Deje que los cristianos piensen que usted es el único que puede hacerlo bien. Deje siempre la impresión de que sólo debe invitar a amigos a la iglesia y en realidad que nunca sean testigos. Esto lo mantendrá en el negocio y a los inconversos perdidos.
  29. No deje que los perdidos sepan que lo están. Sea indiferente a temas como el Día del Juicio, la santidad de Dios, la pecaminosidad del hombre y la justicia. De esta forma los perdidos pueden seguir pensando que son “suficientemente buenos” para llegar al cielo.
  30. Confíe en técnicas psicológicas para manipular a la gente para responder al llamado al altar. No confíe en el Espíritu Santo o en realidad podría conseguir salvos.
  31. Asegúrese de que usted es el principal atractivo. Recuerde que la meta de estropear un llamado al altar es para que la gente salga y diga: "¡Qué maravilloso predicador," en lugar de: "¡Qué maravilloso Salvador." Lleve toda la atención posible a cuan grande orador y persona es usted. De lo contrario la gente podría ver a Cristo en su predicación y obtener salvos.
  32. No se centre en Jesús. Por último, la mejor manera de echar a perder un llamado al altar es no predicar el evangelio. Sólo deje que la gente levante la mano y haga una oración con usted. Resista la tentación de hablar de El único que puede salvarlos.
A veces la mejor manera de transmitir un punto es a través de ponerlo bajo una luz diferente. Ahora ya sabe algunas formas de echar a perder un llamado al altar. Por favor, no los emplee. Haga lo contrario. Usted podría ya estar haciendo algunos de ellos. No dejes que el orgullo le impida cambiar y hacer las cosas de una manera bíblica. La conclusión es tan verdaderos somos para Cristo y Su Palabra. Alcanzar efectivamente a los perdidos es nuestro propósito. No deje que nada le detenga de ese programa. Que Dios los bendiga a medida que trate de ganarse a la gente para Cristo en los clubes bíblicos, las iglesias, conferencias, en encuentros en la calle testificando, en su escuela, y en su lugar de trabajo.


Traducido por Armando Valdez