Welcome Back / Bienvenidos de Nuevo / Sugerencias o/y Aclaraciones pueden escribirnos a: comolosdeberea@hotmail.es o/y mcilids@hotmail.es “Nunca es mayor el hombre que cuando se halla en comunión y contacto con Dios” Martyn Lloyd-Jones ----- O ----- “El Evangelio es sólo buenas noticias cuando entendemos las malas noticias.” R.C. Sproul ----- O ----- “En la obra de Dios hecha en la voluntad de Dios nunca falta la provisión de Dios.” Hudson Taylor ----- O ----- "Aquellos predicadores que se rehúsan a hablar del pecado no tienen base para esperar que el Espíritu de Dios esté obrando entre ellos para llevar los hombres a Cristo." PAUL WASHER ----- O ----- La mayor evidencia de nuestra fe: “Aunque Él me mate, en Él esperaré." (Job 13:15) Oswald Chambers ----- O ----- El "evangelio" de la salud, la riqueza y la prosperidad se traga la belleza de Cristo con la belleza de sus regalos y convierte estos regalos en ídolos JOHN PIPER ----- O ----- “En el Día del juicio, tus oraciones y lágrimas no tendrán valor. Ellas no te servirán, el Juez no será conmovido: porque tú no le oíste cuando te llamó; sino que le despreciaste a Él y a sus ministros, y no dejaste tus iniquidades… Tú puedes decir que esto es entusiasmo y locura; pero, en aquel gran día, si tu no te arrepientes de tus pecados aquí, encontrarás que tus propios caminos eran locura” George Whitefield ----- O ----- "¿Qué lujuria es tan dulce y provechosa que valga la pena quemarse en el infierno por ella?" WILLIAM GURNALL ----- O ----- "Las ovejas pueden caer en el lodo; los cerdos se revuelcan en él." CHARLES H. SPURGEON ----- O ----- "Dejemos que la Biblia, toda la Biblia, y nada más que la Biblia, sea la regla de nuestra fe y práctica." J. C. Ryle ----- O ----- “Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en Él y los que sufren porque no le poseen.” BLAISE PASCAL (1623-1662) ----- O ----- "Si tuviéramos que predicar a miles de personas año tras año, y nunca rescatar a nadie salvo un alma, aquella alma sería una recompensa completa por todo nuestro trabajo, porque un alma es de valor incontable." CHARLES H. SPURGEON. ----- O ----- “A menudo pensamos en la santidad como renunciar a los placeres del pecado por una vida digna y aburrida. Pero la santidad significa reconocer que los placeres del pecado son vacíos y temporales, mientras que Dios nos invita a disfrutar de placeres extraordinarios, verdaderos, plenos y ricos que duran para siempre.” TIM CHESTER ----- O ----- "La predicación del Evangelio siempre será locura a toda cultura. Cualquier intento de quitar la ofensa disminuye el poder del Evangelio." PAUL WASHER

viernes, 27 de mayo de 2011

Redimido ¡Cómo Me Gusta Proclamarlo!


Redimido, ¡Cómo Me Gusta Proclamarlo!

Por mucho que nos gustaría abolir la esclavitud en la práctica, e incluso de nuestra memoria, la Biblia exige que la recordemos. La esclavitud tiene todo que ver con nuestra relación con Cristo. Somos sus esclavos, y nuestra esclavitud a Él es la garantía de nuestra seguridad eterna.

Históricamente, casi todas las sociedades en la tierra han practicado la esclavitud humana. En el Imperio Romano, durante el tiempo que el Nuevo Testamento fue escrito, los esclavos representaban aproximadamente una quinta parte de la población. Los esclavos eran de todas las edades, etnias, y tanto hombres como mujeres. Algunos esclavos estaban dedicados a trabajos forzados, mientras que otros les era más fácil la existencia, sirviendo en una casa.

No importa qué tipo de mano de obra esclava realizara, cada esclavo era propiedad de un amo. Los esclavos no tenían derechos personales. Ellos tenían que obedecer a su amo. La desobediencia grave garantizaba castigo; los delitos más graves podían provocar la muerte.

Esclavos de Nacimiento

Hoy no muchos saben lo que es ser tratado como un objeto de propiedad, obligados a servir a un amo humano. Pero la Biblia nos dice en Romanos 6:17, “que aunque erais esclavos del pecado.” El versículo antes que dice “obedecíamos el pecado.” El pecado fue nuestro maestro y no tuvimos más remedio que obedecer.

John MacArthur, en su reciente libro titulado apropiadamente Esclavo (Nashville: Thomas Nelson, 2010), nos da una idea del pecado como un amo dominante,
El pecado es un tirano cruel. Es el poder más devastador y degenerador de todo que aflige a la raza humana, de tal manera que toda la creación “gime y sufre dolores de parto hasta ahora” (Romanos 8:22). Corrompe a la persona entera - infecta el alma, contaminando la mente, profanando la conciencia, la contaminación de los afectos, y envenenando la voluntad y. Es destructor de la vida, es un cáncer que condena al alma que se encona y crece en cada corazón humano no redimido como una gangrena incurable. (Págs. 120 a 21)
La Biblia nos dice la verdad: que no solo estábamos infectados por el pecado, nos poseía. El pecado era nuestro amo y no tuvimos más remedio que servir.

Pero no pensamos de nosotros mismos como “esclavos del pecado”, ¿verdad? No, ¡nosotros pensábamos que éramos libres! Y en un sentido deformado, retorcido, pervertido, realmente éramos libres: “Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia.” (Romanos 6:20). Sin embargo, nuestro orgullo nos engañó sobre nuestra verdadera condición, por lo que nosotros pensábamos que éramos libres cuando estábamos envueltos en las cadenas de nuestra depravación.

No teníamos recursos para liberarnos, como un esclavo humano no puede comprar la libertad de su amo humano. La única esperanza que teníamos era si alguien comprara nuestra libertad.

 

Redimido por Cristo

 

Y esa es la buena noticia: Jesús nos redimió de la mercado de esclavos del pecado, esa es la doctrina de la redención. La redención es Jesucristo, el pago de un precio que nunca podría pagar para librarnos de nuestra esclavitud del pecado a través de Su muerte en la cruz.

La redención tiene sus raíces en el libro de Éxodo, donde leemos acerca del Dios liberador de su pueblo, Israel, de su esclavitud como esclavos en Egipto (Éxodo 6:6; 15:13). La imagen de la redención se hizo más clara, más específica y más profunda cuando Cristo vino a morir en nuestro nombre. Su muerte nos rescató, nos compró del mercado de esclavos del pecado, para que ahora fuésemos esclavos de él (Romanos 6:18, 22). Cuando murió, nosotros morimos también, que es lo que Romanos 6 nos dice: “Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto ha sido justificado del pecado”(vv. 6, 7).

 

Pagado en Su Totalidad

 

Cuando consideramos Romanos 6, (junto con otros pasajes en el Nuevo Testamento), la verdad de nuestra redención no sólo llena nuestros corazones de alegría que hemos sido rescatados del pecado, sino también fortalecer la confianza en nuestra seguridad eterna.

Nuestra redención tiene un origen divino. Dios es el que inicia nuestra redención. “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo” (Efesios 2:4-5). No hicimos nada para ganarlo. No podríamos contribuir nada más a nuestra redención por Dios que lo que un esclavo pobre podrían contribuir a su adquisición por un amo humano.

Nuestra redención nos libró. Pablo escribe en Gálatas 1:4 que somos “liberados de este mundo malo” y en Colosenses 1:13: “Él nos libró del poder de las tinieblas.” Antes de que fuésemos cristianos éramos esclavos del pecado, libres de Cristo, ahora somos esclavos de Cristo, libres del pecado. “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.” (Romanos 6:14).

Nuestra redención es completa y segura. Pedro escribe en 1 Pedro 1:18, 19sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación

Dios no ha comprado nuestra libertad con oro o plata, la moneda típica para la compra de esclavos humanos, sino con la sangre de su amado Hijo. Cristo pagó el precio completo para asegurar nuestro rescate de la esclavitud del pecado, para sellar nuestra salvación. Él pagó el precio de Su preciosa sangre, que es incorruptible.

La redención de Cristo señala un cambio en nuestra relación eterna con El.

  • Dios lo hizo, por lo que no se puede deshacer.
  • Cristo nos ha liberado, estamos bajo un nuevo Dueño ahora, y nuestro viejo dueño no puede volver.
  • Dios pagó el precio completo de la preciosa sangre de su Hijo. No hay persona, no hay nada en la existencia que pueda pagar un precio más alto por nosotros para volvernos a comprar.

Él nos compró con Su vida. Somos Sus esclavos. Él es nuestro Señor.

 

Cristo Jesús, Señor de Todo

 

Permítame llevar esto a una conclusión mediante la entrega de lo que prometí. ¿Cómo garantiza la esclavitud a Cristo la seguridad de nuestra salvación? Históricamente, los esclavos no dejaban a sus amos humanos a voluntad, si lo intentaban, eran perseguidos, capturados, severamente castigados o asesinados. Del mismo modo que no tenemos la libertad de alejarnos de nuestros amos en el reino espiritual. Se requiere el poder de Dios para apartarnos del pecado amo del esclavo, y una vez que Su redención se realiza y se aplica, no hay poder que pueda romper el control que nuestro Amo tiene sobre nosotros. Nosotros pertenecemos a Cristo. Somos Sus esclavos, Sus preciosas posesiones para siempre.

A diferencia de los dueños de esclavos en toda la historia humana, desde el cruel hasta el benevolente, –y cualquiera entre ambos– Jesucristo es el Amo más grande, y más tierno. Aquí están sus palabras a todos los que se rinden a Su señorío: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mateo 11:28-29).

Jesucristo es el único soberano, digno de nuestra devoción. Él es quien consolida la relación entre la esclavitud, la redención y la seguridad eterna. Su redención es perfecta, definitiva y para siempre, y los que somos sus esclavos, aunque seamos propensos a deambular, nunca podrán apartarse.


Fred Butler
Tomado de aquí

Visto en: El Evangelio Según Jesucristo