Welcome Back / Bienvenidos de Nuevo / Sugerencias o/y Aclaraciones pueden escribirnos a: comolosdeberea@hotmail.es o/y mcilids@hotmail.es “Nunca es mayor el hombre que cuando se halla en comunión y contacto con Dios” Martyn Lloyd-Jones ----- O ----- “El Evangelio es sólo buenas noticias cuando entendemos las malas noticias.” R.C. Sproul ----- O ----- “En la obra de Dios hecha en la voluntad de Dios nunca falta la provisión de Dios.” Hudson Taylor ----- O ----- "Aquellos predicadores que se rehúsan a hablar del pecado no tienen base para esperar que el Espíritu de Dios esté obrando entre ellos para llevar los hombres a Cristo." PAUL WASHER ----- O ----- La mayor evidencia de nuestra fe: “Aunque Él me mate, en Él esperaré." (Job 13:15) Oswald Chambers ----- O ----- El "evangelio" de la salud, la riqueza y la prosperidad se traga la belleza de Cristo con la belleza de sus regalos y convierte estos regalos en ídolos JOHN PIPER ----- O ----- “En el Día del juicio, tus oraciones y lágrimas no tendrán valor. Ellas no te servirán, el Juez no será conmovido: porque tú no le oíste cuando te llamó; sino que le despreciaste a Él y a sus ministros, y no dejaste tus iniquidades… Tú puedes decir que esto es entusiasmo y locura; pero, en aquel gran día, si tu no te arrepientes de tus pecados aquí, encontrarás que tus propios caminos eran locura” George Whitefield ----- O ----- "¿Qué lujuria es tan dulce y provechosa que valga la pena quemarse en el infierno por ella?" WILLIAM GURNALL ----- O ----- "Las ovejas pueden caer en el lodo; los cerdos se revuelcan en él." CHARLES H. SPURGEON ----- O ----- "Dejemos que la Biblia, toda la Biblia, y nada más que la Biblia, sea la regla de nuestra fe y práctica." J. C. Ryle ----- O ----- “Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en Él y los que sufren porque no le poseen.” BLAISE PASCAL (1623-1662) ----- O ----- "Si tuviéramos que predicar a miles de personas año tras año, y nunca rescatar a nadie salvo un alma, aquella alma sería una recompensa completa por todo nuestro trabajo, porque un alma es de valor incontable." CHARLES H. SPURGEON. ----- O ----- “A menudo pensamos en la santidad como renunciar a los placeres del pecado por una vida digna y aburrida. Pero la santidad significa reconocer que los placeres del pecado son vacíos y temporales, mientras que Dios nos invita a disfrutar de placeres extraordinarios, verdaderos, plenos y ricos que duran para siempre.” TIM CHESTER ----- O ----- "La predicación del Evangelio siempre será locura a toda cultura. Cualquier intento de quitar la ofensa disminuye el poder del Evangelio." PAUL WASHER

lunes, 13 de junio de 2011

El Purgatorio: Fuego Purificador o Fábula Fatal


El Purgatorio: Fuego Purificador o Fábula Fatal

Los católicos que creen que un fuego purificador purgará sus pecados son víctimas engañadas de una fabricación mortal. La invención de un lugar para la purificación de los pecados llamado Purgatorio es una de las atracciones más seductoras de la religión católica. El Pastor John MacArthur de la Iglesia Comunidad de Gracia describió este engaño brillantemente. Dijo: “El Purgatorio es lo que hace que todo el sistema funcione. Elimine el Purgatorio y será muy difícil vender el ser un católico. El Purgatorio es la red de seguridad, cuando usted muere, usted no va al infierno. Usted va [al purgatorio] y pone las cosas en orden y, finalmente, llega al cielo, si ha sido un buen católico. En el sistema católico nunca se puede saber si se va al cielo. Solamente usted debe seguir intentando y tratando... en un largo viaje hacia la perfección. Bueno, es bastante desalentador. Las personas en este sistema son asoladas por la culpabilidad, el miedo y no tienen conocimiento de de a donde van a ir si entran o no al Reino. Si no hay purgatorio, no hay red de seguridad para capturarme y darme alguna oportunidad de entrar en el cielo. Es una segunda oportunidad, es otra oportunidad después de la muerte” (tomado de “El Papa y el Papado”).


El Origen del Purgatorio

No hubo mención del Purgatorio durante los dos primeros siglos de la iglesia. Sin embargo, cuando el emperador romano Teodosio (379-395) decretó que el cristianismo debía ser la religión oficial del imperio, miles de paganos inundaron en la Iglesia junto con sus creencias paganas y tradiciones. Una de las antiguas creencias paganas era un lugar de purificación hacia donde las almas iban para satisfacción de sus pecados.

El concepto se convirtió en mucho más generalizado en torno a 600 dC, debido al fanatismo del Papa Gregorio Magno. Desarrolló la doctrina a través de visiones y revelaciones de un fuego Purgatorio. Según la Enciclopedia Católica (CE), dice el Papa Gregorio que los católicos “expían sus culpas por las llamas del purgatorio”, y “el dolor [es] más intolerable que cualquiera pueda sufrir en esta vida.” Siglos más tarde, en el Concilio de Florencia (1431), se pronunció un dogma infalible. Más tarde fue reafirmado por el Concilio de Trento (1564). El dogma se basa en gran medida de la tradición católica, de escritos extra-bíblicos y de la historia oral. “Así que esta creencia era tan profunda y arraigada en nuestra humanidad común que fue aceptada por los Judíos, y en al menos una manera sombría por los paganos, mucho antes de la llegada del cristianismo” (CE). Parece incomprensible que Roma admita la utilización de una tradición pagana para la defensa de uno de sus más preciadas doctrinas “cristianas”.

El Engaño del Purgatorio

El Purgatorio proviene de la palabra latina “purgare”, que significa hacer limpio o purificar. La Enciclopedia Católica define el purgatorio como “un lugar o condición de castigo temporal para aquellos que, partiendo de esta vida en la gracia de Dios, no son totalmente libres de las fallas veniales, o no han pagado la totalidad de la satisfacción debido a sus transgresiones.” Deben ser purificados de estos pecados “veniales” antes de que puedan ser admitidos en el cielo. Aquí vemos al catolicismo perpetuar la mentira seductora de Satanás al declarar “no moriréis” cuando se cometen pecados veniales (Gén. 3:4). El Concilio de Trento se atreve a declarar que “Dios no siempre remite todo el castigo debido al pecado, junto con la culpa. Dios requiere satisfacción y castigará el pecado... El pecador, al no hacer penitencia en esta vida, puede ser castigado en otro mundo, y así no ser echado eternamente de Dios.” (Sesión 15, Can. XI). Los Obispos Católicos tuvieron la audacia de declarar que el sufrimiento y la muerte del hombre perfecto de Dios y del hombre perfecto sustituto no era suficiente para satisfacer la justicia divina por el pecado.


La Motivación para el Purgatorio

A lo largo de los siglos miles de millones de dólares han sido pagados a los sacerdotes católicos para obtener alivio de los sufrimientos imaginarios en el fuego del purgatorio. El clero católico ha enseñado siempre que el período de sufrimiento en el Purgatorio podrá reducirse mediante la compra de indulgencias y novenas, la compra y el suministro de tarjetas de Misas y proporcionando regalos de dinero. Cuando un católico muere, el dinero se extrae del luto de los seres queridos para acortar el castigo del fallecido en el Purgatorio. Cuando mi estimado anciano padre murió como un devoto católico de 79 años, fui sorprendido por los cientos de tarjetas de misas compradas para él por bien intencionados amigos. Hemos escuchado de otros católicos que han heredado la totalidad de sus propiedades a su religión para que puedan ofrecerse misas perpetuas por ellos después de su muerte. No es de extrañar que la religión católica se haya convertido en la institución más rica del mundo. La compra y venta de la gracia de Dios ha sido un negocio muy lucrativo para el Vaticano.

Otra motivación para Roma de fabricar la herética doctrina del Purgatorio es su poderoso efecto sobre el control de las personas. En última instancia, la esclavitud y la subyugación de las personas es el objetivo de cada religión falsa, y el Purgatorio hace exactamente eso. El concepto de una prisión aterradora con un fuego purificador, regida por los dirigentes religiosos, es la invención más brillante. Mantiene a las personas en cautiverio, no sólo en esta vida, sino también en la vida venidera. El clero católico no dice cuántos años tiene que sufrir la gente por sus pecados o cuántas misas se deben comprar antes de que puedan ser liberados de las llamas. ¡Este terrible temor e incertidumbre es la más despiadada forma de esclavitud y engaño religioso!

Apoyo Bíblico para el Purgatorio

¡No hay absolutamente ninguno! De hecho, ni la palabra ni el concepto de un fuego purificador de pecado se encuentra en la Escritura. El Vaticano fue confrontado con esto en el siglo 16 cuando los reformadores protestaron su práctica de compra y venta de la gracia de Dios por medio de indulgencias. Arrinconado, el Concilio de Trento añadió libros apócrifos a su canon de las Escrituras. Roma declara ahora que hay apoyo bíblico para el purgatorio en el libro apócrifo de Segundo de Macabeos. El Concilio hace caso omiso del hecho de que los judíos escribas nunca reconocieron los libros apócrifos como inspirados o parte de las Escrituras Hebreas. Nunca se incluyeron debido a muchos de sus errores históricos, teológicos y geográficos. Dado que Dios no es el autor del error, que, evidentemente, El no inspiró a los escritores de los Apócrifos. Esta es la razón por la que la Apócrifos nunca fue incluyeron en el original del canon de 66 libros.

Los versículos apócrifos que Roma usa para defender su doctrina del Purgatorio se refieren a los soldados judíos que murieron llevando amuletos paganos alrededor de sus cuellos. Judas Macabeos “Y después de haber recolectado entre sus hombres unas dos mil dracmas, las envió a Jerusalén para que se ofreciera un sacrificio por el pecado. Él realizó este hermoso y noble gesto con el pensamiento puesto en la resurrección, porque si no hubiera esperado que los caídos en la batalla iban a resucitar, habría sido inútil y superfluo orar por los difuntos. Además, él tenía presente la magnífica recompensa que está reservada a los que mueren piadosamente, y este es un pensamiento santo y piadoso. Por eso, mandó ofrecer el sacrificio de expiación por los muertos, para que fueran librados de sus pecados.” (2 Macabeos 12:43 - 45). Roma argumenta que, puesto que Judas Macabeo oró por los muertos, debe haber esperanza para aquellos que mueren en pecado. Esto, por supuesto, va directamente en contra de la Palabra de Dios que declara, “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27). El intento de Roma de dar crédito a este Purgatorio utilizando la práctica impía de los judíos, que tenían una historia de desobediencia a Dios, es patético.

En otro intento de buscar apoyo para el Purgatorio, muchos católicos señalan a este versículo: “Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego” (1 Cor. 3:15 ). Evidentemente, el contexto de este versículo es la prueba de la obra de un hombre por el fuego. Las obras que sobreviven son las que hizo para la gloria de Cristo y se llaman de oro, plata y piedras preciosas (Efesios 2:10). Todas las demás obras superfluas se queman en el fuego y se llama madera, heno y hojarasca. No son los pecados del hombre los que se están purgando, son la sobras falsas del hombre que están siendo quemadas y destruidas.

La Reprensión Bíblica del Purgatorio

La Palabra de Dios no deja absolutamente ninguna posibilidad de que el pecado deba ser purgado por ninguna otra cosa más que por la sangre de Jesucristo. El amado apóstol Juan escribió estas palabras con claridad irrefutable. Él escribió, “la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” y “toda maldad” (1 Juan 1:7, 9). Juan no dice “algunos” pecados o la “mayoría” de los pecados, sino ¡todo pecado! Esta buena reprensión de la necesidad de un fuego purificador de pecados. La Palabra de Dios también declara, “Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión” (Hebreos 9:22). Cuando Jesús “habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas” (Hebreos 1:3). Aquellos que desean tener sus pecados purificados necesitan confiar en una persona, no en un lugar. ¡La sangre de Cristo es el único agente de limpieza para el pecado! Aquellos que vienen a la cruz de Cristo deben venir con las manos vacías de la fe, no trayendo nada más que sus pecados.

Cada creyente comprado pro sangre es presentado al instante con su Redentor en el momento de la muerte. Estar “ausentes del cuerpo” es “habitar con el Señor” (2 Cor. 5:6-8). Esta buena noticia fue confirmada por el Señor Jesús con la promesa que le dio al ladrón arrepentido en el Calvario. Él le dijo: " En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43). Este habitual pecador no necesitó un fuego para purgar sus pecados.

Los católicos que creen en el Purgatorio necesitan que se les pregunte: “¿Quién está a cargo de liberar las almas del fuego del purgatorio?” No puede ser Dios, debido a Su promesa a los creyentes. “y nunca más me acordaré de sus pecados e iniquidades” (Hebreos 10:17). Después de la conversión, Dios ya no cuenta los pecados en contra de sus hijos (2 Cor. 5:19).

El Purgatorio es una parodia sobre la justicia de Dios y una fabricación vergonzosa que priva a Cristo Jesús de su gloria y honor. Sólo él satisfizo la justicia divina, de una vez por todas, por el sacrificio perfecto y terminado de Sí mismo. El engaño mortal del Purgatorio ciega a católicos del glorioso Evangelio de la gracia. Es una de las muchas mentiras de Satanás que mantienen cautivos de conocer y confiar en la suficiencia de Jesucristo. Es Cristo solamente quien nos presenta “sin mancha en presencia de su gloria con gran alegría” (Judas 24).

Bendiciones,

Mike Gendron

Proclaiming The Gospel

972 495 0485



Visto en: El Evangelio Según Jesucristo