Welcome Back / Bienvenidos de Nuevo / Sugerencias o/y Aclaraciones pueden escribirnos a: comolosdeberea@hotmail.es o/y mcilids@hotmail.es “Nunca es mayor el hombre que cuando se halla en comunión y contacto con Dios” Martyn Lloyd-Jones ----- O ----- “El Evangelio es sólo buenas noticias cuando entendemos las malas noticias.” R.C. Sproul ----- O ----- “En la obra de Dios hecha en la voluntad de Dios nunca falta la provisión de Dios.” Hudson Taylor ----- O ----- "Aquellos predicadores que se rehúsan a hablar del pecado no tienen base para esperar que el Espíritu de Dios esté obrando entre ellos para llevar los hombres a Cristo." PAUL WASHER ----- O ----- La mayor evidencia de nuestra fe: “Aunque Él me mate, en Él esperaré." (Job 13:15) Oswald Chambers ----- O ----- El "evangelio" de la salud, la riqueza y la prosperidad se traga la belleza de Cristo con la belleza de sus regalos y convierte estos regalos en ídolos JOHN PIPER ----- O ----- “En el Día del juicio, tus oraciones y lágrimas no tendrán valor. Ellas no te servirán, el Juez no será conmovido: porque tú no le oíste cuando te llamó; sino que le despreciaste a Él y a sus ministros, y no dejaste tus iniquidades… Tú puedes decir que esto es entusiasmo y locura; pero, en aquel gran día, si tu no te arrepientes de tus pecados aquí, encontrarás que tus propios caminos eran locura” George Whitefield ----- O ----- "¿Qué lujuria es tan dulce y provechosa que valga la pena quemarse en el infierno por ella?" WILLIAM GURNALL ----- O ----- "Las ovejas pueden caer en el lodo; los cerdos se revuelcan en él." CHARLES H. SPURGEON ----- O ----- "Dejemos que la Biblia, toda la Biblia, y nada más que la Biblia, sea la regla de nuestra fe y práctica." J. C. Ryle ----- O ----- “Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en Él y los que sufren porque no le poseen.” BLAISE PASCAL (1623-1662) ----- O ----- "Si tuviéramos que predicar a miles de personas año tras año, y nunca rescatar a nadie salvo un alma, aquella alma sería una recompensa completa por todo nuestro trabajo, porque un alma es de valor incontable." CHARLES H. SPURGEON. ----- O ----- “A menudo pensamos en la santidad como renunciar a los placeres del pecado por una vida digna y aburrida. Pero la santidad significa reconocer que los placeres del pecado son vacíos y temporales, mientras que Dios nos invita a disfrutar de placeres extraordinarios, verdaderos, plenos y ricos que duran para siempre.” TIM CHESTER ----- O ----- "La predicación del Evangelio siempre será locura a toda cultura. Cualquier intento de quitar la ofensa disminuye el poder del Evangelio." PAUL WASHER

jueves, 9 de junio de 2011

La Verdad Sobre el Infierno


La Verdad Sobre el Infierno
Por: John MacArthur.

Más de 150.000 personas mueren cada día. Eso es 4.5 millones cada mes, una cifra que supera la población de Los Ángeles. Añada a esto el número de muertos en toda la historia humana-que es una cifra asombrosa. Por desgracia, muchas de esas personas murieron sin conocer a Cristo. ¿Qué destino les espera? ¿Realmente Descansan en paz, o encuentran una realidad diferente, más allá de la tumba?

Lamentablemente, aquellos que rechazan a Dios y Su camino de salvación no encuentran reposo cuando mueren. Entran en el infierno eterno, donde no hay paz para los impíos. Esa es una triste realidad, terrible, y es lo que la Biblia enseña.

El conflicto real en la doctrina bíblica del infierno es esencialmente una cuestión de autoridad. Lo que la Biblia afirma sobre el infierno le obliga a creer o a no creer, aceptar o rechazar. Es de nuevo la misma pregunta que confronta a todos: ¿Cree usted en la Biblia, o ¿no? Al final del día, la respuesta determina el destino de cada persona que ha vivido.

La Biblia es la fuente única de autoridad que dice la verdad sobre la muerte, el infierno y la eternidad. La Biblia tiene la última palabra sobre este tema y sobre todos los temas, porque se trata de un libro revelado. Proviene de Dios, del reino espiritual, y tiene las respuestas acerca de donde todos vamos a pasar la eternidad un día.

Entonces, ¿qué enseña la Biblia sobre el infierno?

El Infierno es

Lejos de toda leyenda, mito, metáfora o alegoría, la Biblia presenta el infierno como un lugar real, donde los malvados sufren la ira de Dios. Considere estos retratos vivos del infierno de tres diferentes escritores del Nuevo Testamento:
Entonces el Rey dirá a los de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno que ha sido preparado para el diablo y sus ángeles." ... E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna . (Mateo 25:41, 46)
Y si tu mano te es ocasión de pecar, córtala; te es mejor entrar en la vida manco, que teniendo las dos manos ir al infierno, al fuego inextinguible,. (Marcos 9:43)
Y el que no fue hallado escrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego. (Apocalipsis 20:15)
La Escritura presenta un caso terriblemente claro de un infierno literal. Es un lugar donde Dios castiga a los no creyentes por toda la eternidad. Contrariamente a lo que algunos llamados evangélicos estan enseñando, el infierno no es un estado de ánimo o una vida muy dura en esta tierra. Su estado de ánimo puede cambiar, su situación puede mejorar. El infierno nunca cambia, nunca mejora. El infierno no es castigo, es, un insufrible castigo eterno en las manos de un Dios airado.

De acuerdo con la revelación que Jesús dio al apóstol Juan, el destino de cada creyente es,
... él también beberá del vino del furor de Dios, que está preparado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y en presencia del Cordero. Y el humo de su tormento asciende por los siglos de los siglos; y no tienen reposo, ni de día ni de noche, los que adoran a la bestia y a su imagen, y cualquiera que reciba la marca de su nombre.. (Apocalipsis 14:10-11)
Jesús y el Infierno

Aunque todos los autores del Nuevo Testamento reconocen la doctrina del infierno, Jesús tiene más que decir al respecto. La existencia del infierno no era algo que él cuestionara, debatiera, o defendió, y ciertamente no se disculpó por ello. Asumió la realidad del infierno, tanto como lo hizo la resurrección (Juan 5:28-29). Jesús ve el infierno como un lugar real, cierto, y así lo debería usted ver. De hecho, Él es el modelo de cómo se debe pensar en el infierno.

Cuando Jesús habló acerca del infierno, Su propósito siempre fue para advertir, no para hacer preguntas o plantear dudas. Considere las palabras gráficas que Él solía usar para retratar el infierno –estas claramente no están diseñadas para proporcionar comodidad, sino emor.

Según Jesús, el infierno es un lugar de tinieblas de afuera (Mateo 22:13), donde hay llanto y crujir de dientes (Mateo 8:12). El infierno es un horno de fuego (Mateo 13:42, 50) es un fuego que no se apaga (Marcos 9:48-49). El infierno es un lugar de destrucción espiritual y corporal (Mateo 10:28), donde hay un sinnúmero de tormentos (Lucas 16:23-24). El infierno es sin duda un lugar, un lugar horrible donde las condiciones agonizantes existen.

Sin Salida

¿Alguna vez ha sido atrapado en algún lugar en una situación fuera de su control-un avión, un ascensor, una celda de la cárcel? En tiempos como estos normalmente solemos tener una esperanza razonable de rescate o fuga.

¿Recuerda la mina que se derrumbó el año pasado en Chile? Treinta y tres mineros quedaron atrapados a miles de metros bajo tierra. Tomó sesenta y nueve días, pero todos ellos fueron rescatados de su tumba subterránea.

Nos encantan las historias como esa –contra viento y marea impensable, la búsqueda de una ruta de salida sorpresa o la ejecución de un rescate con éxito en el último momento. Pero eso no es posible cuando se trata del infierno. Dios construyó la cárcel del infierno, y no hay puertas o ventanas. Dios es carcelero del infierno, y no hay ninguna llave. No hay rutas de escape, y nadie es lo suficientemente potente como para rescatar a alguien de su mano. Es por eso que Jesús dijo: “No temáis a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma. Más bien temed a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” (Mateo 10:28).

El infierno no ofrece medios de evacuación, de rescate o alivio-no hay salida, nunca. Los ocupantes del infierno están cerrados en su perdición (Apocalipsis 22:11). Los amigos y la familia no pueden ayudar, Dios no te ayudará. El tiempo de la misericordia ha pasado.

Como alguien que sabe exactamente lo que espera a los malvados, Jesús contó la historia de un hombre rico que fue atormentado en el infierno:
Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama.
Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá.. "(Lucas 16:24 -26)
Dante parecía entender ese mensaje. Su inscripción imaginaria sobre la entrada del infierno: “Abandonad toda esperanza, todos los que entráis aquí”, con razón, correctamente retratado el infierno como un lugar donde se dejan la misericordia y la esperanza en la puerta. Sin embargo, algunos rechazan esa idea y creen en contra del testimonio de la Escritura que Dios da a las personas una segunda oportunidad. Algunos todavía dicen que hay una oportunidad de post-mortem de creer en el evangelio, arrepentirse y ser salvos. Esto puede sonar atractivo (especialmente a los pecadores), pero no proviene de la Biblia.

Otros sostienen que una forma de universalismo que nace con la falsa esperanza de que el infierno no es el destino final de los pecadores. En su opinión, la obra redentora de Dios no se detiene en la muerte. Dios finalmente reconcilia a todas las criaturas a sí mismo, sí, incluso aquellos en el infierno. Como el evangelista británico John Blanchard dijo,

Todos los caminos al infierno son calles de un solo sentido. La idea de que los que van allí con el tiempo serán liberados y se unirán al resto de la humanidad en el cielo no tiene ni una pizca de evidencia bíblica para apoyarlo.

A los niños a veces se les contaba historias de ficción con la magnífica aventura terminando: “Y vivieron felices para siempre.” Llamamos a este tipo de historia un cuento de hadas. El universalismo es exactamente eso. (John Blanchard, "Whatever Happened to Hell?")

Ante tal evidencia clara e innegable sobre el infierno de las páginas de la Escritura, parece absurdo que evangélicos profesantes permitan cuestionar la existencia, la naturaleza, o la eternidad del infierno. Pero no debería sorprendernos. Satanás continúa sus esfuerzos para hacer al pecado menos ofensivo, u cielo menos atractivo, un infierno menos horrible, y al evangelio menos urgente.

No sea ignorante de las artimañas de Satanás. La Palabra de Dios no deja ninguna duda sobre la existencia o la naturaleza del infierno. Con claridad y autoridad, Dios nos ha dicho todo lo que necesitamos saber acerca del infierno, y cómo evitarlo por los méritos de Cristo.