Welcome Back / Bienvenidos de Nuevo / Sugerencias o/y Aclaraciones pueden escribirnos a: comolosdeberea@hotmail.es o/y mcilids@hotmail.es “Nunca es mayor el hombre que cuando se halla en comunión y contacto con Dios” Martyn Lloyd-Jones ----- O ----- “El Evangelio es sólo buenas noticias cuando entendemos las malas noticias.” R.C. Sproul ----- O ----- “En la obra de Dios hecha en la voluntad de Dios nunca falta la provisión de Dios.” Hudson Taylor ----- O ----- "Aquellos predicadores que se rehúsan a hablar del pecado no tienen base para esperar que el Espíritu de Dios esté obrando entre ellos para llevar los hombres a Cristo." PAUL WASHER ----- O ----- La mayor evidencia de nuestra fe: “Aunque Él me mate, en Él esperaré." (Job 13:15) Oswald Chambers ----- O ----- El "evangelio" de la salud, la riqueza y la prosperidad se traga la belleza de Cristo con la belleza de sus regalos y convierte estos regalos en ídolos JOHN PIPER ----- O ----- “En el Día del juicio, tus oraciones y lágrimas no tendrán valor. Ellas no te servirán, el Juez no será conmovido: porque tú no le oíste cuando te llamó; sino que le despreciaste a Él y a sus ministros, y no dejaste tus iniquidades… Tú puedes decir que esto es entusiasmo y locura; pero, en aquel gran día, si tu no te arrepientes de tus pecados aquí, encontrarás que tus propios caminos eran locura” George Whitefield ----- O ----- "¿Qué lujuria es tan dulce y provechosa que valga la pena quemarse en el infierno por ella?" WILLIAM GURNALL ----- O ----- "Las ovejas pueden caer en el lodo; los cerdos se revuelcan en él." CHARLES H. SPURGEON ----- O ----- "Dejemos que la Biblia, toda la Biblia, y nada más que la Biblia, sea la regla de nuestra fe y práctica." J. C. Ryle ----- O ----- “Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en Él y los que sufren porque no le poseen.” BLAISE PASCAL (1623-1662) ----- O ----- "Si tuviéramos que predicar a miles de personas año tras año, y nunca rescatar a nadie salvo un alma, aquella alma sería una recompensa completa por todo nuestro trabajo, porque un alma es de valor incontable." CHARLES H. SPURGEON. ----- O ----- “A menudo pensamos en la santidad como renunciar a los placeres del pecado por una vida digna y aburrida. Pero la santidad significa reconocer que los placeres del pecado son vacíos y temporales, mientras que Dios nos invita a disfrutar de placeres extraordinarios, verdaderos, plenos y ricos que duran para siempre.” TIM CHESTER ----- O ----- "La predicación del Evangelio siempre será locura a toda cultura. Cualquier intento de quitar la ofensa disminuye el poder del Evangelio." PAUL WASHER

viernes, 17 de junio de 2011

Una Lección Desde El Desierto


Una Lección Desde El Desierto

Por Mike Riccardi

Uno de los temas recurrentes en el libro de Números es el pecado continuo y la rebelión de los israelitas en su viaje en el desierto.

Y hablo de continuo. Casi se hace viejo mientras lo estás leyendo. Usted puede ver, “Al pueblo hablando en contra de Dios y de Moisés …” y usted como que dice, “Vamos, muchachos ¡Ah! ¿Otra vez?! No lo entiendes ahora?”

Y usted sabe, su problema no comienza en Números. Incluso antes de que los israelitas se quejaran. ¿Pero cuál es su problema? ¿De qué se quejaban?

  • Éxodo 16:3 – No hay alimentos en el desierto, como los había en Egipto.
  • Éxodo 17:1-3 – No hay agua allá en el desierto, como había en Egipto.
  • Números 11:1 – Se quejaban de la adversidad
  • Números 11:4-6 – Extrañaban la carne, el pescado, los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y el ajo que había en Egipto. Todo lo que tenían era el maná.
  • Números 14:2-3 – Estaban preocupados de que sus enemigos los iban a alcanzar y que sus esposas e hijos se convertirían en botín. Preferían haber muerto en Egipto.
  • Números 20:2-5 – No había granos, ni higos, viñas, o granadas. Tampoco había agua. Preferían haber muerto en Egipto.
  • Números 21:5 – Más de lo mismo. Ellos odian la comida que Dios les ha dado.

¿Se imaginan la situación de esta gente? Nuestro Dios es un Dios de paciencia suprema.

¿Captó su problema? O bien no tienen comida, o no tienen agua, o tienen miedo de que los pueblos de la tierra de Canaán los destruyan y se lleven a sus familias como botín. A pesar de que pueden parecer preocupaciones legítimas, se manifiesta una incredulidad clara en el Dios que ha prometido que los bendecirá, y que ya ha demostrado estar dispuesto y es capaz de bendecirlos siempre y cuando le hayan conocido.
Pero en medio de todas sus quejas, más fundamentalmente ellos están molestos porque creen que lo que tenía en Egipto era mejor.

Tengo que decir que es increíble. Esta es la tierra en que fueron esclavizados, la tierra en la que trabajaron duro y les afligió les hizo suspirar mucho, y clamaron a Dios por su liberación! Esta es la tierra cuya gente los trataba como menos que humanos, la tierra en que se emitió un decreto para matar a todos sus hijos. ¿Lo tenían como mejor? ¿es así?!

En realidad, era peor. ¿Sabe usted cuál es su solución propuesta?

Entonces se dijeron unos a otros: “Vamos a nombrar a un líder y regresar a Egipto” (Núm. 14:4).

Ellos querían regresar.

Esta es la tierra que el Señor mismo había juzgado con la exhibición más impresionante de juicios sucesivos desde la creación del mundo, culminando en el ahogamiento del ejército egipcio en el Mar Rojo! Si había alguna duda acerca de la opinion de su Dios de Egipto, allí estaba. Y si eso no es suficiente, ¿cuántas veces desde el comienzo del Éxodo dijo el Señor “… para que sepan que yo soy Yahveh que te saqué de la tierra de Egipto”? Dios quiere que recuerden siempre que los sacó de Egipto.

clip_image004
Es como volver voluntariamente a la cárcel después de ser liberado.

Quiero decir, ¿Cómo llamarías a alguien que quiere volver a la esclavitud?!

¿Loco?

Yo los llamo, “Usted”. Yo los llamo, “Yo”.

Así como Dios había librado a Israel de su esclavitud de Egipto, así nos ha librado de la esclavitud del pecado. Y, sin embargo, queremos regresar. Queremos volver a la cárcel. No importa que Dios haya logrado el glorioso evento que alguna vez ha tenido lugar en la historia, que alguna vez tendrá lugar en la historia – a saber, la encarnación y muerte de Dios mismo – para librarnos de nuestra esclavitud. No importa que le costó la vida de su Hijo. No importa que le trajo vergüenza, descrédito, desprecio y odio en el ser más precioso del universo. Ni siquiera importa que hizo nuestras vidas miserables.

Queremos volver. A pesar de todo eso, preferimos nuestro pecado. Queremos volver a nuestra esclavitud. De alguna manera, en esos momentos en que la carne tiene la ventaja, pensamos que estábamos mejor en Egipto. Dios nos perdone. ¿Se puede imaginar aguantar a esas personas? Nuestro Dios es un Dios de paciencia suprema.

Y nos merecemos que el fuego salga de Su presencia y nos consuma (Núm. 11:1). Merecemos la plaga (Núm. 11:33, 16:46, 49). Merecemos las serpientes de fuego para envenenarnos (21:6). Merecemos que la tierra se abra y nos trague al Seol (Núm. 16:31-33).

Pero debido al sacrificio perfecto del Señor Jesucristo, no obtenemos eso. El lo llevó. Tenemos la adopción de hijos (Rom 8,15). Tenemos toda clase de bendiciones espirituales en los lugares celestiales (Efesios 1:3). Tenemos al mismo Dios (1 Pedro 3:18)!

Pero todavía queremos volver a Egipto.

Queridos amigos, oro para que Dios te de y mí la gracia de ver cuan locura es eso. Oro para que nuestros ojos espirituales sean tan abiertos y tan fijos en la gloria de Jesús – en la gloria de lo que tenemos ahora en comparación con lo que merecemos – que nuestro pecado nos parezca absurdo. Es fácil criticar a los israelitas a veces. Pero la próxima vez que piense hacer eso, deje que su mal ejemplo, registrado en ese espejo que es la Palabra de Dios, le muestre que usted hace exactamente lo mismo. Y mientras le señala a Aquel que fue castigado en su lugar por estas cosas, deje que se cultive en usted la fuerza y el deseo de poner fuera esas actitudes, y ponerse en semejanza a Cristo.

No vaya a realizar una copia de Egipto. No hay nada allí para usted, sino una esclavitud miserable para la eternidad. Tenemos un país mejor: el celestial. Que Dios mismo ha preparado para nosotros.

Odie su esclavitud.

Prefiera la ciudad mejor.

15Y si en verdad hubieran estado pensando en aquella patria de donde salieron, habrían tenido oportunidad de volver. 16Pero en realidad, anhelan una patria mejor, es decir, celestial. Por lo cual, Dios no se avergüenza de ser llamado Dios de ellos, pues les ha preparado una ciudad.

- Hebreos 11:15-16 -


Tomado de aquí


Visto en: El Evangelio Según Jesucristo



clip_image001
Acerca de Mike Riccardi: Mike supervisa el proceso de membresía en Grace Community